lunes, 27 de marzo de 2017

Publican libros

Estamos, al parecer, en temporada alta de nuevas publicaciones. Y de reediciones, como es el caso de El sumiller de Quipo de Llano, la hilarante postnovela de David Giménez, que ahora reaparece editada por Fragolino.


Precisamente, ayer, el jefe remolinero puso El Imperdible caliente, por la acumulación de parroquianos que asistieron a la pre/ante presentación de Pies de tinta, reproducción de los cuadernos pintados y manuscritos de Luz Belloso y Janet Val Triboullier, dos fenómenos de la plástica y de la idea. 
Francamente, como aún no conocíamos a las autoras, muchas acudimos para admirar al Gran Bob, que estaba anunciado como gancho. Al final se apoderó del ambiente el recuerdo de Miguel Hernández y de su poesía.
Ejemplar de Pies de tinta enviado a Tombuctú.  Foto: Des En Phoko
La presentación oficial de estos títulos está reservada para el 23 de abril, Día del Libro.

Otros libros de esta temporada, obra de amigos de esta casa:

En Juglaresca, Luis Felipe nos cuenta cómo ha sido la vida cultural en el Parque Delicias desde que se abrió hace 22 años.
Con El camino de los solos (Papeles de Trasmoz, Olifante) Elisa Berna nos muestra los caminos de su corazón con versos que son espejos.

Y, con muchas voces, Poesía indignada, un libro cartonero que ha viajado muy lejos...


Foto: Fernando Gil
Y, ya lo veis, libros de Donoso, en Entreversados, de Leyva en Algaida, José Malvís, en Amargord. 
Ah! y la I Antología Cabaret Poético de El Zorro.

domingo, 19 de febrero de 2017

Llamarse Resnisky


Carina Resnisky, en Desde Azul. Teatro Bicho. Foto: Domingo Castillo
En Zaragoza, Resnisky no es un apellido conocido. Ni en Aragón, ni en España. Suena a centroeuropeo, seguramente ucraniano.

Carina Resnisky l
legó en enero desde Argentina; está en España recitando la gran poesía de América, como antaño hizo Berta Singerman, también eslava y también argentina.

No son raros los apellidos germanos o anglosajones en el ambiente literario española contemporáneo. Se me ocurren grandes autores: Niall Binns, Ian Gibson, Jorge Riechmann, Roger Wolfe… pero no recuerdo ninguno eslavo.

Hoy, Resnisky es un apellido que debemos asociar a la poesía oral en castellano. Durante estos días se han prodigado sus actuaciones y, de cien en cien o de veinte en veinte, Carina conquista un auditorio tras otro. 
En El Gualeguay, la actriz se sumerge en el monólogo con atmósferas, colores y movimientos siempre cercanos a los elementos naturales, al río y su sistema. Es una obra teatral y es un acto poético. 
El Gualeguay. Teatro de la Estación. Foto: Manuel Gálvez
Tengo la sensación de que viendo a Resnisky una se queda como hipnotizada. Esa impresión tuve cuando la vi en el Teatro de la Estación con su poema-río. A la salida coincidí con Josefina Barrientos y me dijo “No he entendido mucho, pero la música, la luz, el movimiento y el "rum rum" me han hecho estar muy bien”. Luego, en El Pollo Urbano, Josefina diría que El Gualeguay es un espectáculo que “templa el alma”. Coincido plenamente.

El Gualeguay. Teatro de la Estación. Foto: Manuel Gálvez
Ayer fui a ver a Carina en Desde Azul, presentada por El Silbo Vulnerado y compartiendo la escena con Luis Felipe Alegre. Desde Azul, es un acto teatral que contiene muchas obras poéticas.

Desde Azul. Teatro Bicho. Foto: Domingo Castillo
Carina lidió con un repertorio difícil, pero desde los primeros versos de Loynaz se metió al público en el bolsillo. Luego deslumbró con un poema de Nicomedes Santa Cruz que hablaba de América Latina. 
Desde Azul. Teatro Bicho. Foto: Domingo Castillo
Con Alegre recitó versos de Benedetti, de Borges y de Gelman. Entre otras curiosidades de la puesta en escena, el dúo recreó rarezas como aquel poema de Óscar Alfaro que recitaba Cafrune, "Pájaro revolucionario", o la "Canción adúltera" de Chicho Sánchez Ferlosio. 
Desde Azul. Teatro Bicho. Foto: Domingo Castillo
Recitación clásica, de la mejor, acompañada con algunas imágenes, diversos sonidos y varios títeres.

Desde Azul. Teatro Bicho. Foto: Domingo Castillo
Desde Azul es una recreación juglaresca moderna. Y una antología de poesía posterior a Rubén Darío. Y un homenaje a Rubén Darío. 

También es un recital con dos animales del escenario, muy bien conjuntados y bien asistidos por su equipo de ayudantes.

Desde Azul. Teatro Bicho. Foto: Domingo Castillo
Carina Resnisky también participó en el ciclo de El Silbo titulado Poetas sin Poética, en una sesión que estuvo dedicada a Helena Santolaya.

Luisfelipe, Santolaya, Carina, Dolos
Es raro aquí llamarse Resnisky. Sin embargo, ese ha sido el apellido de la poesía estos días en Zaragoza. Puede que me pase, pero es que enamora.

viernes, 10 de febrero de 2017

Carcasona vino a hablar de su libro: 'Nuble'



Seguimos con el ciclo y tuvimos una interesante charla de Serrano Berdascas con Miguel Carcasona Brau. Les acompañaban los editores de La Herradura Oxidada, Delgado y Gabarre. Una fiesta.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Nos hablan de sus libros y bajamos a la Bóveda

Elisa Berna, Paloma Berniet y Adrián Flor han sido los últimos invitados por El Paragüero a hablar de sus libros en el Pasaje A Marte.

Paloma firmando en el Pasaje A Marte
La última sesión fue con el libro Autobusario de Adrián, que dio mucho que hablar. Y no solo a Lourdes Serrano Berdascas, la introductora de los escritores, sino a la docena de amigos que se unieron a la charla y al vino, un Ducay que salió muy bueno. 
Lourdes
Al parecer -lo digo así porque una no siempre entiende lo que oye- el autor había tomado un escrito antiguo y lo había transformado, poniéndole notas a pie de página que ocupan tanto como el poemario inicial. A eso Luis Felipe lo llamó autologofagia, y citó a Túa Blesa, que había sido profesor de Adrián en la facultad.

Adrián y contertulios
Adrián es uno de los inventores de las Noches de Poemia, un ciclo de poesía que se hace en la Bóveda del Albergue, ahí cerca, en Predicadores.
Escuchando a Adrián
 Así que otra noche fuimos a escuchar poesía en la Poemia y, oh sorpresa, Elisa Berna era una de las poetisas invitadas.
Elisa en la Bóveda
Había mucha gente, joven y no tanto. Muy buen ambiente y las intervenciones medidas. Enhorabuena.


Otro tema son los letreritos con anuncios de La Bóveda que se proyectan en el escenario mientras están leyendo. No ayudan en nada.

martes, 20 de septiembre de 2016

He venido a hablar de mi libro

Chino chana, nuestro Pasaje a Marte sigue con el ciclo HE VENIDO A HABLAR DE MI LIBRO. Hoy, a las 7.30, Lourdes Serrano Berdascas presenta


PALOMA BIENERT 
que hablará de su nuevo libro
Mourning

En el ciclo se ha hablado ya de 24 para Le Mans de Luis Ortego, Obras completas de Blas de Otero, por Luis Felipe, y Casi mil mujeres, de Elisa Berna.